Ha envejecido
hasta el sonido
de las gotas de lluvia

– Santoka