Sube lentamente,
pero sube, el caracolito
hasta el Fuji

– Issa