¡Qué soledad!
tras los fuegos artificiales
una estrella fugaz

– Shiki