Racha invernal
disuelta entre bambúes
vuelve la calma

– Bashô