Las golondrinas
ya no cantan.
Lluvia de noviembre.

– Natalia Castro