Llega el inverno
y el guayacán en flor
se encoge de frío.

– Natalia Castro